¿Qué necesito para crear una app?

Si has decidido crear una app para tu negocio, o tienes una idea y crees que puedes sacarle partido creando una aplicación hay una serie de cosas que deberías tener en cuenta para que el resultado sea el óptimo.

¿Cuál es el primer paso en la creación de la app?

Lo primero que has de hacer es definir por completo la idea, intentando pensar todos y cada uno de los pasos que los usuarios de tu aplicación van a seguir y definiendo muy bien lo que se conoce como el flujo de la aplicación. El flujo no es más que la secuencia lógica de “pantallas” por las que el usuario se irá moviendo dentro de la app, a dónde lleva cada botón y qué se hace en cada parte. Existen multitud de herramientas online para hacerlo, aquí os dejo una muestra de lucid chart (hay que registrarse).

WorkFlow

Ya me he peleado con la herramienta de crear flujo

El siguiente paso es contactar con un diseñador. Hay una gran variedad de candidatos que te pueden ayudar, simplemente has de hacer una pequeña búsqueda en la web. Te recomiendo que busques experiencia en aplicaciones y en UX, lo que hará que tus usuarios se sientan más cómodos mientras manejan la aplicación. La experiencia es fundamental para que el candidato sepa exactamente cómo tiene que hacer su trabajo y pasárselo al desarrollador; podemos ahorrar muchísimos problemas en el futuro, tales como imágenes distorsionadas o retrasos en las entregas. En Walkiria suelo trabajar con dos proveedores que siempre me dan el mejor resultado: Seres Inertes y el diseñador gráfico Javier Peña.

El Mock-up

Una vez escuchada la opinión del experto y llegado a un acuerdo, es hora de hacer el mock-up. El mock-up es un prototipo interactivo de la aplicación, tomado de la wikipedia:

En la manufactura y diseño, un mockup, mock-up, o maqueta es un modelo a escala o tamaño real de un diseño o un dispositivo, utilizado para la demostración, evaluación del diseño, promoción, y para otros fines. Un mockup es un prototipo si proporciona al menos una parte de la funcionalidad de un sistema y permite pruebas del diseño.1 Los mockups son utilizados por los diseñadores principalmente para la adquisición de comentarios por parte de los usuarios. Los mock-ups abordan la idea capturada en la ingeniería popular: «Usted puede arreglarlo ahora en el dibujo con una goma de borrar o más tarde en la obra con un martillo.».

Muy bien, ¿y esto para qué sirve?

La utilidad del mock-up es tener una herramienta para dar el siguiente paso: el proveedor de backend. El backend es toda la “parte trasera” de la aplicación, todo lo que ocurre a nivel de servidor, el sitio de donde leemos la información a mostrar. Es muy importante tener el mockup absolutamente claro y cerrado antes de pasarlo al proveedor de backend, ya que hasta el más ligero cambio puede implicar el rediseño de uno o varios servicios web (los mecanismos de comunicación con la app). El mock-up también sirve para preguntar al desarrollador acerca del coste de la app; aunque es 100% recomendable que éste no comience su tarea hasta tener diseño y backend, sí que es posible hacerse una idea muy clara del coste del trabajo con el mock-up. En cuanto a posibles proveedores de backend, yo os recomiendo a los chicos de Ontic. He trabajado casi tres años con ellos y te puedo asegurar que son 100% profesionales.

Por fin lo tengo todo, ¿y ahora qué?

Cuando ya tenemos diseño y backend, ha llegado la hora del desarrollador. El desarrollador es el encargado de crear la parte de la aplicación que el usuario usa directamente. Es fundamental que todo esté bien definido (y finalizado) antes de que empiece a trabajar. Debes pensar en su trabajo como en el tejado de una casa: un cambio en cualquiera de los pasos anteriores llegados a este punto puede suponer una carga de trabajo muy alta para el desarrollador. Puedes pedirle que cada ciertos días te envíe versiones de las aplicación, para ver en qué estado se encuentra y comprobar que todo transcurre de acuerdo a lo planeado. Si tienes un dispositivo Android, deberás habilitar una funcionalidad llamada “Orígenes desconocidos” para poder instalar los apk que te envíen, mientras que si tienes iPhone, tendrás que buscar el udid de tu dispositivo para que el desarrollador te inscriba en el programa de pruebas. Una vez estés satisfecho con el resultado, es hora de subir la aplicación a los mercados de distribución.

¿Cuánto cuesta todo esto?

Calcular el precio de una aplicación es algo complejo, ya que todas no requieren la misma carga de trabajo. Un mínimo para una app muy sencilla rondaría los 6.000€, mientras que una compleja puede llegar a superar los 80.000€. En este coste van incluidas las licencias de desarrollo y los pagos a todos los proveedores. Recuerda también que tendrás que pagar el servidor y una buena campaña de marketing. Si quieres más información, puedes ver el post de Bandoki Studio acerca de los precios de las apps.

Si tienes dudas, puedes escribirme desde este mismo blog.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies