La influencia de la tecnología en el Black Friday

El Black Friday o Viernes Negro es un nombre informal que se usa para describir el día después del Día de Acción de Gracias en EEUU, y que en Europa y España hemos adoptado para potenciar las ventas de los establecimientos con ofertas y descuentos.

Esta es una definición rápida y simplista de lo que es el Black Friday. Este acontecimiento, que se ha expandido más allá de un solo día en las tiendas, comercios y ya prácticamente todas las empresas, puede durar todo el fin de semana e incluso toda la semana.

¿Qué pasa en el Black Friday en estos negocios? Que aprovechan para ofrecer rebajas y descuentos especiales y al ser justo antes de la época navideña, los consumidores se lanzan a por sus productos favoritos de manera desmesurada.

Dado el tirón del Black Friday, sumado al ascenso y eclosión del Ecomerce, se llegó a instaurar el CyberMonday, dedicado a los productos tecnológicos, una categoría que siempre ha tenido una especial relevancia en el Black Friday.

Así es. La tecnología y el Black Friday. Quizás sea porque casi siempre se trata de los productos más deseados, y que suelen tener un alto precio pero, históricamente y mucho más en los últimos años, los productos de tecnología son los más vendidos en el Viernes Negro.

Pero una vez repasados sus puntos más importantes, vamos a analizar a fondo el Black Friday, su relación con la tecnología y la importancia que ha llegado a adquirir para el mundo empresarial del Siglo XXI.

Los orígenes del Black Friday

Cada año, el famoso fin de semana del Black Friday, que sigue al Día de Acción de Gracias en los EEUU, una cantidad significativa de compradores se dirige a las tiendas de los grandes almacenes, las calles principales, y los ecomerces con la intención de llevar a cabo todas o la mayor parte de sus compras navideñas.

Sin embargo, muchas personas desconocen la historia del fenómeno y no tienen ni idea del uso del nombre antes de que se asociara con la moda de ir de compras antes de Navidad.

El término “Viernes Negro” se asoció por primera vez con una crisis financiera, no con la compra de productos. Dos financieros de Wall Street, Jim Fisk y Jay Gould, compraron juntos una cantidad significativa de oro con la esperanza de que el precio general se disparara y a su vez pudieran venderlo generando enormes ganancias. El viernes 24 de septiembre de 1869, en lo que se denominó “Viernes Negro”, el mercado de oro estadounidense se hundió y las acciones de Fisk y Gould dejaron en bancarrota a los inversores de Wall Street.

Más adelante, se asoció el Viernes Negro con las épocas, de noviembre a enero, en la que las tiendas no perdían dinero. Dejaban de estar en números rojos y pasaban a estar en números negros.

A partir de ahí, el Siglo XX, la sociedad moderna de consumo, las publicidad, el estado del bienestar, la cultura americana y la globalización hicieron todo lo demás.

A día de hoy hay una auténtica fiebre consumista disparada por el Black Friday y unas ofertas que, analizadas a fondo pueden ser engañosas. En cualquier caso, los productos de tecnología como ordenadores, tablets, portátiles y televisiones son los más vendidos año tras año.

Tecnología: lo más vendido en el Black Friday

La tecnología ha jugado un papel fundamental en el Black Friday desde hace algunos años.

Cualquiera que sea un apasionado de la tecnología debe estar familiarizado con el concepto de Viernes Negro. Se trata de un día especial en el que los dispositivos de alta tecnología están disponibles con descuento. A medida que se acerca la Navidad, esta es una buena oportunidad para obtener regalos baratos.

Desarrollado en los Estados Unidos en la década de 1970, el concepto se hizo popular en Europa y la mayoría de las marcas y tiendas adaptan sus precios a esta ocasión, ofreciendo a veces un descuento del 60 por ciento en ciertos dispositivos. El término “negro” representa a la multitud de personas que se apresuran a entrar en las tiendas. Sin embargo, hay que señalar que no podemos hablar tanto de una marea humana en las tiendas de Europa, esta imagen de frenesí viene esencialmente del otro lado del Atlántico.

En el Black Friday de nuestro país las tiendas ofrecen fuertes descuentos para mantener su curva de ventas lo mejor posible. Por supuesto, el aspecto psicológico juega un papel importante: a menudo los dispositivos caros a precios de venta más bajo pueden motivar a muchos clientes a dar el paso. El lunes siguiente tenemos el Lunes Cibernético que ofrece promociones similares, pero exclusivamente para compras online.

La tecnología sigue siendo el segmento más popular en el Black Friday. Los usuarios eligen esta fecha para cambiar sus Smartphones regularmente. Ven el Viernes Negro como una oportunidad para comprar uno nuevo a un precio a veces bastante más bajo.

Sin embargo, es muy poco probable ver un dispositivo nuevo y/o de gama alta con descuentos masivos en el año de su lanzamiento el Viernes Negro, se trata más bien de cambiar el stock no vendido o de vender dispositivos que pueden seguir siendo atractivos a pesar de su antigüedad.

Cambios que introduce el Black Friday en el día a día de las tiendas

Con la llegada del viernes negro, los negocios deben adaptar sus rutinas y su día a día para cumplir con las exigencias de los consumidores y sacar todo el partido posible a esta jornada de compras.

De esta forma, muchas tiendas y comercios contratan a nuevos empleados para atender a tal cantidad de clientes. Otros negocios, extienden su horario comercial más allá de lo habitual.

Por otro lado, los consumidores deben de estar atentos a las prácticas algo turbias que muchas tiendas llevan a cabo. Estas prácticas consisten a menudo en subir el precio de los artículos en las fechas anteriores al Black Friday, para que cuando se oferten con un precio rebajado, este sea igual, mayor o muy poco menor al precio antes de la subida original.

En cualquier caso, el Black Friday está a la vuelta de la esquina, y un año más los productos tecnológicos serán los reyes de la fiesta. Y tú, ¿has pensado ya que vas a comprar este próximo Viernes Negro? ¿Prefieres el CyberMonday? ¿Por qué? Cuéntamelo en los comentarios.