¿Cómo hacer un tema hijo para WordPress y porqué es una buena idea hacerlo?

Los desarrolladores de WordPress han añadido recientemente la posibilidad de hacer temas hijo. Estos sirven para que se puedan crear subtemas basados en las características de un tema padre o maestro. Un tema hijo nos va a permitir utilizar y modificar un tema maestro y, a continuación, guardar el tema hijo por separado sin afectar al tema padre.

Y, ¿para qué sirve hacer temas hijo en WordPress? Un tema hijo te permite hacer tantas variaciones en un tema padre como quieras. A continuación, puedes cambiar el tema hijo sin afectar al tema padre o a cualquier otro proyecto que lo estés usando como base para otros temas hijo.

Cómo funcionan los temas hijo de WordPress

Un tema hijo se encuentra almacenado en un directorio a parte del tema principal, y cada directorio debe contener sus propios archivos style.css y functions.php. También es posible añadir archivos y tipos de archivos personalizados adicionales según se requiera, pero se recomiendan para que todas las características del tema funcionen correctamente.

Con los archivos.css y.php correspondientes, es posible cambiar lo que se quiera, desde el estilo y el aspecto del diseño hasta la codificación y toda la información que utiliza el tema hijo, incluso si algún aspecto no se encuentra en el directorio del tema principal.

En WordPress, un tema de hijo es como una sobreimpresión sobre el tema padre. Cuando un usuario llega a una página web, WordPress primero carga el tema hijo, y luego se cargan los estilos y funciones que faltan del tema padre. En definitiva, la mayor parte del código de fondo se extrae del directorio principal, y se modifica de acuerdo con los parámetros del tema hijo antes de que el contenido se muestre en la página.

Cómo hacer un tema hijo para WordPress

Para cada tema hijo en WordPress, es necesario tener dos archivos.

  • php
  • css

En el archivo style.css, se incluye la información sobre el tema hijo, por ejemplo, nombre del tema, descripción del tema, nombre del autor, detalles del tema principal, etiquetas, etc.

Por otro lado, además es necesario contar con un archivo functions.php para registrar la hoja de estilo de temas padres e hijos. Con el archivo functions.php también podemos añadir nuevas funciones, registrar nuevos menús de navegación, áreas de widgets, etc.

  • Paso 1: Crea una nueva carpeta bajo /wp-content/themes/. Esta es la carpeta de inicio del tema hijo. Nómbralo como quieras, pero no uses espacios ni signos de puntuación. También es una buena idea usar sólo letras minúsculas.
  • Paso 2: Dentro de la nueva carpeta de temas hijo, crea un nuevo archivo llamado style.css. Esta es la hoja de estilo para el tema hijo. Este archivo es donde se realizarán la mayoría de las personalizaciones en este archivo.
  • Paso 3: Con el editor de texto, abre el archivo style.css en la carpeta del tema principal. El tema principal es el tema que estás personalizando. Copia la parte del encabezado de la hoja de estilo del tema principal.
  • Paso 4: Abre el archivo style.css en la carpeta de temas hijo. Debería ser un archivo en blanco en este momento. Copia la información del encabezado del tema principal en el archivo style.css del tema secundario.
  • Paso 5: Edita la información del encabezado para que refleje la información del tema hijo. Para cambiar el nombre del tema, es necesario identificar el tema hijo a partir del tema principal.

Añade una nueva línea: “Plantilla:” e incluir el nombre de la carpeta del tema principal después de los dos puntos. Esta línea de “plantilla” le dice a WordPress qué tema está personalizando el tema hijo.

  • Paso 6: Debajo del encabezado del tema hijo, agrega una línea para importar los estilos del tema padre. Si no lo haces, el tema de tu hijo quedará incompleto.
  • Paso 7: De vuelta en el panel de WordPress, en Apariencia, activa el tema hijo.
  • Paso 8: Ahora puedes modificar el tema de tu hijo cuando sea necesario, sin miedo a que se pierda el trabajo que has hecho.

Por último, añade tu CSS personalizado a style.css debajo de la línea de importación.

Para personalizar las plantillas PHP, copia el archivo de plantilla apropiado del tema principal al tema secundario y, a continuación, personaliza la plantilla a tu gusto.

Si tienes problemas para averiguar qué plantilla necesita personalización, consulta la jerarquía de plantillas de WordPress.

Ventajas de hacer un tema hijo para WordPress

Llegados a este punto, no es de extrañar que te sientas un poco abrumado por lo tedioso que puede parecer explicado paso por paso, el proceso de hacer un tema hijo para WordPress. Pero lo cierto es que son todo ventajas. A continuación, destacamos algunas que deberían bastar para convencerte:

Te evitas “bajar al barro” es decir, tener que cambiar el código

Para empezar, te evitas meterte a cambiar más código del necesario. Ya sabemos que lo más normal es que, cuando entran en liza temas de programación, la cosa se complica, y las probabilidades de tocar algo y liarla, aumentan notablemente.

Si tocas o modificas la línea de código equivocada, puedes estropear todo una página web. Por lo tanto, siempre evitaremos adentrarnos en la modificación del código del archivo de tema principal a no ser que seas un programador profesional.

Es más recomendable crear un tema hijo y probar todos los cambios que quieras hacer en tu web allí. Si te equivocas, siempre puedes restaurar el tema original  o tema padre.

Por lo tanto, el tema hijo te ahorrará muchos dolores de cabeza en el futuro. Además, no tendrás que contratar a un profesional para deshacer un error de codificación.

  1. El tema hijo soporta bien las actualizaciones

Los desarrolladores publican actualizaciones de los temas de WordPress con frecuencia. Las nuevas actualizaciones suelen tener características añadidas, mejoras en seguridad y correcciones de errores. Por lo tanto, es una gran idea y muy recomendable actualizar el tema tan pronto como se publiquen las actualizaciones en la comunidad.

Por otro lado, cuando utilices un tema hijo para realizar hacer cualquier modificación, los cambios no se borrarán cuando actualices el tema principal. El tema hijo heredará los códigos del nuevo tema padre actualizado.

En cualquier caso, como te comentábamos cuando hablamos del cambio de Magento 1 a Magento 2, lo mejor es que si no te sientes seguro, contactes con un profesional cualificado para que te ayude.

¿Estás preparado para hacer un tema hijo de tu página en WordPress? Si quieres hacer cualquier cambio y necesitas ayuda, yo puedo ser tu programador de WordPress freelance. ¡Contáctame!